NOTICIAS

La Legislatura homenajeó al cantor, músico y compositor Félix Dardo Palorma

Publicada el 21 mayo, 2018

21/05/2018-

En el marco de LegisArte, en la Casa de las Leyes se recordó al autor de más de 200 temas musicales, entre ellos los clásicos: “Póngale por las hileras”, “La refranera”, “La viña nueva” y  “Venite conmigo negra”.

#LegisArte, el espacio destinado a las expresiones artísticas de Mendoza, continúa con una completa agenda de actividades. El viernes pasado se desarrolló un acto en homenaje a Félix Dardo Palorma. El evento se realizó en el Salón de los Pasos Perdidos de la Casa de las Leyes.

 

Historia de Palorma

Félix Dardo Palorma, cuyo verdadero nombre era Félix Robustiano Palorma, nació en San José de Corocorto (hoy La Paz), Mendoza, el 23 de mayo de 1918 y murió también en nuestra Provincia el 18 de abril de 1994. Según cuenta Emilio Pedro Portorrico en su Diccionario Biográfico de la Música Argentina de Raíz Folklórica, nació en una familia de linaje huarpe y a los ocho años ya cantaba en actos escolares y por las esquinas de su pueblo. Recibió lecciones de música de un bandoneonísta de apellido Navarro. Quedó huérfano a los 12 años y a los 15 huyó con un circo, en el que cantaba en los intervalos. En Mendoza continuó sus estudios de guitarra y luego se incorporó a la compañía Brochazos de Tradición, con la que recorrió gran parte del país. Cumplió su servicio militar en Santa Fe y luego permaneció allí un tiempo, formando un dúo con Horacio Quintana. Aproximadamente en 1940 fue contratado por el circo Gani Polastrini y viajó al noroeste. Vivió en Tucumán, donde formó dúo con Margarita Palacios. En 1941 se radicó en Bs. As. Integró simultáneamente la compañía “Estampas Porteñas” y el conjunto Los Riojanos de Eusebio Zárate.

Consolidado como solista, compositor y autor, en 1951 ganó el concurso para componer la música de la película El Camino del Gaucho, que para la Twentieth Century Fox dirigiera Jacques Tourneur. A lo largo de esa década del 50, actuó el Radio El Mundo acompañado por las guitarras de Edmundo Zaldívar, Vicente Spina, Marsilio Robles y Avelino Casao. En Radio Belgrano, por las de Rodolfo Bianchi, Domingo Laine e Ismael Russo y en Radio Splendid, por Bianchi, Laine y Núñez. Entre 1962/3, cantó a dúo con René Ruiz. Para esa época se radicó definitivamente en Mendoza, donde fue miembro de Círculo de Autores y Compositores de Música y delegado de SADAIC.

Entre las casi 300 canciones que registró en letra y música, se encuentran El telero, su primera composición, estrenada por La Tropilla de Huachi Pampa en 1938, Mañanitas de Amaicha, su primera obra editada, estrenada en Tucumán por Martha de los Ríos en 1948; las cuecas Póngale por la hileras (1949), estrenada en Montevideo, La viña nueva (1950), El leñerito (1961), La corocorteña, Cueca de las chapecas, Ay, paloma, La refranera, El vino de mi copla y Llegando a Cuyo; las zambas La llamadora, Zamba del Dios tomador, la cumbreña, Mi bandeña, Cañera tucumana y El Junquillerito, la Chacarera de las Cimbas, las tonadas Sé que el amor no se aprende y Tonada de la nacencia. En colaboración, realizó la tonada Del Molinero Tejeda, con poesía de Juan Draghi Lucero y Venite conmigo negra, con Eusebio Zárate. Entre su obra poética, Portorrico cita: Ecos de los cerros y Piso de raíz, ambos de Editorial Sinfonía (se ignora fecha); Lo que no ha sido vive sólo en Dios, Ediciones Culturales de Mendoza, Ministerio de Cultura, 1989.